Por eso a veces yo podría definir a la poesía como una fiesta del sentido...¨Indefenso y expuesto a la verdad/ vagamente colérico disperso despeinado/ humano por supuesto muy humano.¨ J.Giannuzzi

30 de octubre de 2016

Por una cabeza

que "por una cabeza de un noble potrillo" 
que justo en la raya 
afloja al llegar" y estoy abajo
que no te bajes ni rebajes para verme a los ojos
que estás unas cabezas más alto 
 que no es mal de ojo cuando es a la altura manos 
"hoguera" 
de Lo que estoy esperando
"qué importa perderme mil veces la vida..." que siga Gardel.

( foto en el fondo-patio de casa)

19 de octubre de 2016

Paladar quirúrgico

Con dos dedos de frente 
poesía la palabra sin dedal 
que donde la espina pinche 
el pulso se entere -insulso no-
la rosa es mientras dure
la espina en el paladar ya-no-la-siento.

"crece de rama no de semilla /la rosa" : agregó el amigo:
Medicina Flores.

Espanto

No dice no avisa no se deja entender y el susto necesario "medio melón en la cabeza" -¿balada para un loco? en la cabeza se pudrió...las semillas esquirlas viruta de acero escalofrío y buenos modos en servir la mesa -necesita orden- sirve vino sólo en su copa y golpea la mesa arrepentido de no haberla matado a tiempo (sin comas) punto.

_____clo_____del libro "yatendy" 19-10-2016

12 de octubre de 2016

igual dos puntos igual

Los cables nos igualan, el gris también
la muñeca rota, sonsa de barrilete;
el celular tiene protector de pantalla y se deja. 
Hay una cara narigona a la derecha,
a la izquierda, jirafa mercurio... rota también. 

(Fragmento de medio siglo) -clo-

4 de octubre de 2016

Grita y escupe

Escupe pelos, piel, sangre. La Pato gritó, él no. Raro que ella gritara, aunque él se lo pidiera. "Apoyó mi cabeza en su pubis y no lo pude evitar, mastiqué hasta que sangró en mi boca y con la otra mano..." ( no puedo copiar todo en un blog) Cada vez que me contaba de sus irreverencias, tuve ganas de preguntarle si escribía o le habían ocurrido... La Pato, no le hacía asco a nada; esa vez al menos le tapó la cabeza, antes de volver a casa. Bebimos hasta las 5 am.

Del libro "yatendy".Titulado desde Mar del Plata por la sublime escritora Silvia M. Zappia

3 de octubre de 2016

Tobogán de plástico: no.

 ¿Te largaste de pie alguna vez en un tobogán? La Pato se sube y me cuenta que nunca se preocupó si había o no arenero. "Bajé tantas veces de culo que me aburrí y tantas de rodillas que mirame bien, cómo bajo de pie" 
Refrenando hasta que me quemó las palmas de las manos, (manos, porque podrían haber sido pies); el borde derecho astillado, lastimó más. Era un tobogán de madera, cómo olvidarlo. Los toboganes de plástico, para mí siguen siendo de madera, nunca más me largué de culo. Con La Pato nos sacudimos la tierra del arenero vacío, y algunas piedritas encajadas en el mapa, arrugas de su espalda.




Del libro "yatendy"______que espera publicación de pie o...